Daniel Moreno, un intendente con honestidad intelectual y política

Moreno se ha convertido en los últimos días en la figura de referencia desde que no participó de la foto grupal donde se amontonaron cuarenta ediles en torno a Sergio “Oso” Leavy, quien se proyecta como  pre candidato a gobernador aunque haya sido votado en las recientes PASOpara competir por la senaduría nacional.

En ese contexto, Moreno no sólo se abstuvo de tomar una posición sino que fue el único hombre de la política que presentó un proyecto definido de política de Estado: Techo, Tierra y Trabajo, anunciando que sólo apoyaría al dirigente que firmara un documento comprometiéndose a la aplicación de estas ideas.

No sólo eso actuó Daniel Moreno en estos días sino que además puesto a definir un diputado que lo acompañe en su lista desde la cual buscará la reelección como intendente de Vaqueros, pudiendo haber elegido a un cercano a su entorno, un familiar o algún amigo de la política, el designado fue Gustavo Pantaleón, un apellido ligado al mundo de la cultura –hijo de Javier Pantaleón, fundador de los Cantores del Alba-, periodista, propietario del único medio radial de Vaqueros y de sólido prestigio personal.

En efecto, la elección de Pantaleón como candidato a diputado revela una integridad política de parte de Moreno que no encuentra parecido en todo el escenario salteño, ya que Pantaleón no tiene una cercanía personal, ni un compromiso con la gestión del intendente, por el contrario, se ha destacado por ser objetivamente crítico de los errores y además –y éste es el hecho quizás más sobresaliente-, no pertenece siquiera a su mismo partido ya que Pantaleón es un reconocido dirigente de la Unión Cívica Radical.

Así, la figura de Daniel Moreno se acredita como un líder antes que un dirigente ya que no responde a ningún mandato establecido y por el contrario obra con la mayor libertad siguiendo la línea de un amplio criterio de participación vecinal y conduciendo un proceso diferente,  propio de una alta calidad política.

  • www.elilusionistadesalta.com
  • Fuente: Ernesto Bisceglia
Compartir