ERNESTO BISCEGLIA.

Vaqueros: Con la mirada en el futuro, la “Revolución Municipal” ya está en marcha

Cuando escribí “La Revolución Municipal” lo hice pensando en sugerir un camino distinto para la forma de gestionar la política. Una propuesta  donde el vecino pudiera ser protagonista ante la extinción de toda posibilidad de participación política que impide un verdadero ejercicio democrático ya que las candidaturas y las políticas públicas se deciden a puertas cerradas. Seguimos como en el 1810: “Queremos saber de qué se trata”.

Así, el municipio como la institución más antigua y cercana al vecino se constituía en el ámbito ideal para iniciar esta experiencia de campo, porque el municipio es como un gran hogar y la comunidad como una familia. No todos piensan igual pero sí quieren lo mismo: tener la casa ordenada, limpia, segura, con salud, con oportunidades de progreso. Alcanzar estos objetivos es una cuestión de roles y buena voluntad, nada más. Esta participación se genera desde el voluntariado, se trata de convertirse en un hombre político y no en un político de profesión. Son muchos los vecinos con ganas de participar en la cosa pública que no se comprometen porque la corrupción del sistema los aleja. Esta es una oportunidad para iniciar un cambio de conductas.

El intendente de Vaqueros, Daniel Moreno comprendió el alcance de estas acciones y con la vista en el futuro decidió avanzar en la implementación de dos políticas: la conformación de una Junta Consultiva Vecinal y la aplicación del Presupuesto Participativo, junto con la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS), que implican cambios estructurales en materia de economía, medio ambiente, cuestión social, salud, etc.

La Junta Consultiva Vecinal de ninguna manera intenta ser una sustitución del Concejo Deliberante porque tienen naturaleza y fines diferentes. El Concejo es una Institución de la democracia cuya función es legislar y ser órgano de contralor, cuyos integrantes cobran una dieta. La Junta Vecinal es una organización de vecinos dispuestos a trabajar por su pueblo sin sueldo alguno, sin intención política partidaria y  con el fin de ayudar a mejorar la gestión municipal.

El Presupuesto Participativo (PP) es otra manera novedosa de generar participación y pertenencia reuniendo a los vecinos de cada barrio en asamblea donde ellos deciden qué obra es prioritaria. El municipio destina mensualmente un monto para cada actividad y así se transparenta el gasto. En el caso de Vaqueros ya son tres los barrios en que se realizó esta experiencia con saldos favorables: la remodelación del SUM, la conversión de un baldío en una plaza y está próximo el techado de un sector del playón deportivo de otro barrio.

En cuanto a los Objetivos de Desarrollo Sustentables (ODS) son programas delineados por Naciones Unidas cuyos objetivos son la reducción de la pobreza, el analfabetismo, la falta de educación, desigualdad de géneros, la mortalidad infantil y materna y la degradación ambiental, lo que sugiere la posibilidad para los municipios de abrir puertas a otros niveles para obtener ayuda a fin de colaborar con estas situaciones.

Tanto la conformación de la Junta Consultiva Vecinal, la aplicación del PP y los ODS, forman parte de un proceso que recién se ha iniciado en el municipio de Vaqueros. Es una apuesta a fomentar la participación de todos en el espíritu de aquella frase de John F. Kennedy: “No se pregunten qué pueden hacer por ustedes los Estados Unidos. Pregúntense qué pueden hacer ustedes por los Estados Unidos”. Traspolando aquel concepto, en los municipios los vecinos deben comenzar a preguntarse lo mismo, qué pueden hacer, porque de lo que sean capaces de hacer y dar dependerá una mejor calidad de vida para todos. En Vaqueros ya hemos comenzado.-

Por Ernesto Bisceglia

#ComunicandoNox

Compartir